Risotto al Queso con Nueces

Hola amig@s!

Por fin estoy por aquí!!! No sabéis la de trabajo que tengo acumulado para publicar.... Buuuf!!

Ya sabéis que no sé estar quieta, y por eso, aunque llevo meses sin compartir recetas con vosotr@s, sí que he estado cocinando recetas nuevas, MUCHAS RECETAS NUEVAS!!

Estoy encantada de afirmar que, desde hoy, volveré a publicar mucho más a menudo porque, modestia aparte, vuelvo con un montón de auténticas delicias!!!

Lo que os traigo hoy es un Risotto exquisito, fácil de hacer, con pocos ingredientes y un gran sabor, económico y vegetariano (no vegano); apto para todas las edades y con la posibilidad de elaborarlo sin lactosa para quien lo prefiera o necesite.

Vamos a cocinar!!!



RISOTTO AL QUESO CON NUECES

Ingredientes:

1 cucharada de aceite de oliva
100 gr. de mantequilla (35+35+30)
1 cebolla pequeña picada muy fina
300 gr. de arroz redondo
1'5 l. de caldo vegetal caliente
sal y pimienta
120 gr. de mitades de nuez
50 gr. de queso parmesano rallado
50 gr. de queso gorgonzola rallado
50 gr. de queso mascarpone



Elaboración:

En una olla honda echamos el aceite y 35 gr. de mantequilla, calentamos a fuego medio y dejamos que la mantequilla se funda.

Sofreimos la cebolla hasta que esté transparente, serán unos 5-7 minutos. Es importante que no la dejemos dorar para que no nos cambie el sabor del plato.

Bajamos el fuego y añadimos el arroz, removemos de vez en cuando hasta que el arroz quede transparente.


Llegamos al momento más importante para conseguir el mejor risotto, el momento de echar el caldo. Aquí no hay trucos, los risottos se hacen así, con una técnica que, si la seguís al pie de la letra, siempre conseguiréis el mejor de los resultados (para éste y todos los risottos que haréis a partir de ahora!).


Vamos a echar el caldo cazo a cazo y nos aseguraremos, en todo momento, de que nuestro caldo siempre está caliente (en caso de que se temple lo volveremos a calentar). Dicho esto, echamos el primer cazo de caldo y removemos casi continuamente para que no se pegue. El arroz va a ir absorbiendo el líquido y, cuando veamos que apenas queda (no dejéis que que se seque!), echamos el segundo cazo, volvemos a remover hasta absorber y repetimos siempre el mismo proceso hasta terminar todo el caldo (las medidas son justas, necesitaréis todo el caldo).
En los últimos cazos ya se apreciará bien cómo el grano de arroz ha engordado y la mezcla de ingredientes se vuelve cada vez más cremosa.
Retiramos del fuego.

En una sartén pequeña echamos los 30 gr. de mantequilla y la fundimos a fuego medio. Salteamos las nueces 2-3 minutos o hasta que empiecen a dorarse. Sabréis que habéis llegado al punto cuando las nueces empiecen a soltar su aroma.

Añadimos los últimos 35 gr. de mantequilla al risotto y mezclamos. Agregamos también los quesos y volvemos a mezclar dejando que se fundan. Echamos las nueces y servimos bien caliente.

A comeeeeerr!!!!



NOTAS:

• Cuando hablo de arroz redondo, hablo de todos los tipos de arroz redondo (que no estén aromatizados, por supuesto). Todos ellos funcionan muy bien en los risottos. Si preferís usar arroz bomba, adelante; si buscáis el arroz redondo básico más económico, adelante también! ¿Hay diferencia? Si, pero no es tan importante, a no ser que le queráis sacar una foto muuuy de cerca. Me explico, el arroz bomba es más caro por una razón, absorbe muy bien los líquidos y el grano queda entero y bonito; el arroz redondo básico y muy económico absorbe muy bien los líquidos pero acaba abriendo y quedando feo. Estética. Os  aseguro que de sabor ambos están deliciosos! Elegid con vuestro criterio. ¿Qué arroz creéis que usé yo y por qué? Os reto a adivinarlo en los comentarios!

• En cuanto a lo que comentaba al principio de elaborar la receta sin lactosa, sólo tenéis que sustituir los lácteos y derivados por mismos productos que no la tengan. Sencillo e igualmente delicioso!

• Otra cosa que os quería comentar es que podéis sustituir el queso mascarpone por el clásico de untar. Y que también queda muy sabroso cambiando el gorgonzola por más parmesano (a veces no es tan fácil encontrar el gorgonzola, verdad?).


Por último, sólo una advertencia: esta receta es muy calórica. Aconsejo tomarla muy de vez en cuando y equilibrar el día con una cena sólo a base de verduras. Eso sí, cuando preparéis este exquisito Risotto de Queso y Nueces SABOREAD CADA BOCADO Y DISFRUTADLO!!!!

Un saludo y buen provecho!!

Entradas populares de este blog

Quiche de Pescado Blanco y Gambas

Tarta Doble Ganaché Pikachu y Ash

Tarta Stracciatella Tortuga Ninja Leo

Galletas Digestive

Leche de Avena Casera