Cupcakes de Tiramisú (6ª ENTREGA)

Hola amig@s!!

Hoy os traigo unos exquisitos Cupcakes de Tiramisú, son Peque-Tiramisús!!!

Ooooohh... qué deliciaaa.....

De verdad, saben igual que la Tarta Tiramisú, pero se elaboran de forma distinta y con cambios en los ingredientes. Cómo puede ser!? Aaaahh... los misterios de la Repostería.... porque truco no hay, os lo garantizo.

Queréis ver este dulce que a tantos nos encandila? Claro que sí.

Cupcakes de Tiramisú

Sin más dilación, voy con la receta:


CUPCAKES DE TIRAMISÚ
24 unidades
BIZCOCHO:

Ingredientes:

115 gr. de mantequilla
220 gr. de azúcar blanco
2 huevos
200 gr. de harina de fuerza o repostería (sin levadura añadida) previamente tamizada
8 gr. de levadura en polvo
1 cucharadita de esencia de vainilla
150 ml. de leche

Preparación:

Precalentamos el horno eléctrico a 180º, calor sólo abajo.

Preparamos las bandejas de los cupcakes colocando las cápsulas elegidas.

Con ayuda de las varillas eléctricas y a media velocidad, cremamos la mantequilla junto con el azúcar. Debe doblar o triplicar su volumen inicial (a más tiempo de batido, mayor cremosidad).

Sin dejar de batir, añadimos la vainilla y los huevos. Los huevos debemos echarlos de uno en uno, asegurándonos de que se haya integrado bien uno antes de agregar el siguiente. Todo esto sin dejar de batir y siempre a velocidad media.

En el siguiente paso, alternaremos la harina con la leche, debiendo empezar y terminar con la harina (la serie a realizar será: harina-leche-harina-leche-harina). No es necesario preocuparnos de echar siempre la misma cantidad, con calcularlo al ojo es suficiente.

Con nuestra cuchara de helado, vamos cogiendo porciones y llenando las 3/4 partes de cada cápsula, ya que queremos que, en esta ocasión, nuestro bizcocho se vea.

Colocamos la bandeja en el centro del horno y cocemos durante 20 minutos o hasta que estén ligeramente dorados. Nos cercioraremos de que ya están cocidos insertando una brocheta o similar en su superficie; si sale seca, estarán listos. Pero ojito, no abráis la puerta del horno durante los primeros 15 minutos de cocción, el bizcocho bajará, se "desinflará" y ya no se podrá arreglar...

Dejamos enfriar en la misma bandeja durante 5 minutos para luego sacar las cápsulas y dejarlas enfriar por completo sobre una rejilla metálica.

Cupcakes de Tiramisú


Mientras enfrían, vamos preparando el almíbar:

ALMÍBAR:

Ingredientes:

150 ml. de café caliente (deberemos prepararlo más fuerte de lo habitual, doy una explicación en las notas finales)
50 gr. de azúcar
75 ml. de licor de café

Preparación:

Mezclamos el café con el azúcar y removemos hasta que éste se haya disuelto por completo. Agregamos el licor y removemos de nuevo.

Al echar el licor, entibiaremos la mezcla, por lo que estará con la temperatura perfecta para usar.

Cupcakes de Tiramisú


CREMA DE QUESO MASCARPONE:

Ingredientes:

250 gr. de queso Mascarpone
250 gr. de nata para montar
100 gr. de azúcar super-fino (el llamado Icing Sugar que usamos para preparar la famosa crema de mantequilla de la mayoría de los cupcakes)
cacao en polvo (para espolvorear)

Preparación:

Con nuestra amasadora y varillas perfectamente limpias, montamos la nata a velocidad media (debe quedarnos consistente y con cuerpo). Lo ideal es comenzar a velocidad baja e ir subiendo cuando empiece a espesar. Otro dato importantísimo es que debe estar muy fría, si es necesario, la introduciremos previamente en el congelador durante 10 minutos.

Pasamos la nata a un bol grande ayudándonos de una espátula o similar. Tendremos mucho cuidado al manipularla, ya que no nos interesa que pierda el punto de batido, por lo que no removeremos, sólo la cambiaremos de recipiente.

En el mismo recipiente de la amasadora y con las mismas varillas, batimos, a velocidad baja, el queso con el azúcar previamente tamizado. Cuando tengamos una crema homogénea (rasparemos las paredes del recipiente para conseguir una mezcla bien hecha) volcaremos encima la nata montada. Integraremos la nata a la mezcla de queso con movimientos envolventes (con una cuchara grande o similar, vamos realizando movimientos en círculos de abajo a arriba, para no deshacer el punto de batido y que así nuestra crema quede esponjosa y con cuerpo).

A cucharadas, llenamos una manga pastelera con boca redonda de aproximadamente 8 mm. de diámetro (de no tener una boquilla tan ancha, intentaremos usar una con al menos 5 mm.; asi conseguiremos una bonita decoracion para nuestro cupcake).

Cupcakes de Tiramisú


MONTAJE DE NUESTROS CUPCAKES DE TIRAMISÚ

Con los bizcochos totalmente fríos, vamos emborrachando su superficie con el almíbar preparado. Para ésto, nos ayudaremos de un pincel o brocha (que sea de una calidad medianamente buena, ya que no deseamos que se caigan las cerdas en nuestra preparación..)

Debemos empaparlos bien pero sin pasarnos, es decir, los queremos húmedos, no mojados. Lo que hago yo es pincelarlos todos dos veces; una primera vez a todos y, cuando acabe con el último, volver a empezar.

Acto seguido, realizamos una espiral con la crema de queso. La espiral se realiza de fuera hacia dentro, subiendo en cada vuelta, acabando así con un piquito en el centro de la "montaña" que hemos hecho (hay quien ve otra cosa... en fin... es una comparación un tanto asquerosilla cuando estamos trabajando con comida, pero.... bueno, también tiene su gracia...). Debemos apretar la manga de forma constante y con la misma presión (más o menos...), de modo que nos quede un "cordón" del mismo grosor. Cuando llegamos al piquito final, cortaremos el flujo dejando de apretar antes de separar la manga. Es muy fácil aunque difícil de explicar, no dudéis en preguntarme lo que no entendáis, buscaré la forma de que comprendáis la explicación.

Por último, espolvoreamos con un poquito de cacao.

Listos para servir y, sobre todo, degustaaarr!!

Cupcakes de Tiramisú



NOTAS:
  • La mantequilla la tendremos fuera de la nevera desde la noche anterior, al igual que los huevos; y es que con ester frío nos llevará más tiempo realizar el batido. Cuando llegue el calor, con sacarlo 1-2 horas antes es más que suficiente, y aún estará más blanda que ahora después de toda la noche!!
  • El azúcar que utilizamos en el bizcocho es azúcar normal, pero sabéis que existen marcas con un azúcar más fino que otras. Deciros que el azúcar, cuando es más grueso, tardaremos más tiempo en cremar la mezcla, por eso, en estas elaboraciones nos interesa un azúcar de grano fino. No debemos sustituirlo por azúcar en polvo, la jugosidad y textura del bizcocho no será la misma (podéis probar un día para verlo en directo, estarán muy buenos, aunque diferentes).
  • La cuchara de helado debe tener el tamaño acorde a la amplitud de las cápsulas, es decir, si utilizamos una cuchara demasiado grande, no podremos llenarla por completo, con lo que ya no conseguiremos la misma cantidad para cada cupcake; en este caso nos valdrá cualquier cuchara.
  • A la hora de añadir la harina y la leche, es muy importante empezar y terminar con el ingrediente seco para conseguir un buen batido y un resultado perfecto y suave.
  • Para preparar el café, con la máquina que tengáis para este propósito, deberemos añadir 1-2 cucharadas más de café para la misma cantidad de agua que usamos habitualmente. Es muy importante que el café esté fuerte porque, al tener poca cantidad cada bizcocho, será más posible el poder degustarlo; y la ayuda del licor... qué puedo decir... le proporciona un puntazo de sabor!!
  • Un consejo para la elección de las cápsulas: no compréis las baratas cuando las utilicéis para hornear, se engrasan demasiado, acabando transparentes y nada estéticas. Es mejor gastar un poco más (tampoco hace falta ir a lo más caro..) y garantizar un buen resultado. Las que yo uso, a no ser que especifique otra cosa, tienen 5 cm. de fondo (es el tamaño estandar).
  •  El café lo queremos caliente sólo para poder diluir el azúcar más rápido. Para pincelar los bizcochos, de hecho, no es conveniente utilizarlo caliente porque los ablandaría demasiado.
  • Montar la nata parece más fácil de lo que es en realidad. Es sencilla la teoría, pero debemos tener en cuenta distintos factores para lograr una textura y cuerpo perfectos:
  1. La nata debe estar muy fría; si es necesario, la introduciremos en el congelador durante 10 minutos, justo antes de montarla. No la dejéis más tiempo porque si se congela ya no vale para montar (aunque sí para cocinar).
  2. Debe tener un 35 % de materia grasa. Si la que vais a usar tuviese menos grasa, no están garantizados ni el buen montado de la misma ni su cuerpo.
  3. En caso de añadirle azúcar, lo haremos cuando empiece a espesar y no antes; ésto es importante porque el peso y grosor del azúcar ralentizan el montado de la nata. Lo ideal es utilizar azúcar en polvo tamizado, aunque no siempre podemos hacerlo ...
  4. En este caso, os recomiendo el Icing Sugar porque es un azúcar en polvo aún más fino que el que conocemos como Glass. Ésto es muy importante en cremas para luego no masticar azúcar.
  5.  Debemos estar muy pendientes del proceso de montado, ya que, con 1 sólo minuto que nos pasemos de tiempo, la nata no sólo no se montará, sino que se cortará y sólo nos valdrá para untar en pan (que, por cierto, está muy rico!)
  6. Para ayudar a que la nata coja cuerpo y se mantenga en su sitio cuando la utilicemos para decorar, podemos utilizar estabilizante para nata (difícil de encontrar; se trata de unos polvos blancos similares a la levadura que usamos aquí, cuya composición es: glucosa, aceite vegetal, emulgentes, estabilizantes,  almidón de maíz y  proteínas de leche); también podemos utilizar ingredientes que tenemos más a mano (vosotr@s id probando y quedaros con el que más os guste, ninguno es mejor o peor): almidón de maíz, gelatina en polvo, leche en polvo, nubes o malvaviscos o un poquito de queso muy suave tipo Mascarpone. Aquí os dejo un link de una página que os explica de forma sencilla cómo utilizar cada uno.
  • Algo que debéis tener muy en cuenta al manipular una manga pastelera es el calor de nuestras manos. En ciertas preparaciones frías o delicadas (como es el caso de la nata), el calor hace que se funda ligeramente volviéndola ligeramente líquida. Que nos pase ésto es un desastre, ya que el trabajo invertido en la preparación de la crema no habrá valido para nada. Mi consejo es que llenéis poco la manga, para gastar el producto rápidamente sin estropearlo. El inconveniente es que tenemos que llenar la manga más veces y nos pringamos más, pero.... yo opino que en la cocina hay que mancharse!, no os parece? y lavarnos muchas veces!!
  • La manga requiere de práctica y más práctica. Os aconsejo empezar con un par de cupcakes para practicar. Realizáis la espiral y, si os sale mal o no os gusta el resultado, quitáis la crema con ayuda de una espátula y volvéis a probar. Cogeréis práctica sin dañar nada, como muy malo, este par de cupcakes no quedarán muy estéticos para l@s invitad@s, pero vosotr@s los podéis comer igual, que no tienen daño ninguno!
          
Si seguís estos pasos tendréis el éxito garantizado!!

Creo que no me olvido de nada, de ser así, volveré y actualizaré la publicación.

Me despido, de momento, esperando que os guste la receta tanto como a mi.

Ah!! si hay niñ@s (que no sean demasiado pequeñ@s..) podéis prepararlos igual, sólo debéis sustituir el café por descafeinado y prescindir del licor. No es lo mismo, pero también quedan deliciosos!!

Besotes a tod@s y buen provecho!!




Entradas populares de este blog

Quiche de Pescado Blanco y Gambas

Tarta Doble Ganaché Pikachu y Ash

Tarta Stracciatella Tortuga Ninja Leo

Leche de Avena Casera

Galletas Digestive